Costillas al Horno con Mostaza

  • Costillas al Horno
    Tradicional

  • Costillas al Horno
    con Patatas

  • Costillas al Horno
    con Salsa

  • Costillas al Horno
    con Cerveza

  • Costillas al Horno
    con Pimientos


  • "Costillas al Horno con Mostaza"

    Receta de Costillas al Horno con Mostaza


    Aprende a hacer en casa unas deliciosas costillas al horno con mostaza, una de las mejores recetas para cocinar costillas de cerdo, por su sabor y la sencillez de preparación. Sigue leyendo y mira cómo se hacen.

    Ingredientes:

    - Costillas de cerdo, kilo y medio
    - Mostaza, tres cucharadas
    - Vino blanco, media copa
    - Aceite de oliva, un chorrito
    - Zumo de un limón exprimido
    - Salsa de soja, un par de cucharadas
    - Sal




    Preparación:

    Como siempre hacemos en estas recetas de costillas al horno, comenzamos partiendo el costillar en trozos, o bien cortando cada costilla de forma individual, o en trozos algo más grandes, y los lavamos bien para acabar. Si quieres evitarte partirlas, las puedes comprar ya cortadas o que te las corte el carnicero en un momento. También vamos a encender el horno y a ponerlo a 190ºC, para que vaya precalentándose mientras hacemos las preparaciones.

    Nos ponemos ahora a preparar la salsa con la que bañaremos las costillas. Para ello cogemos un bol amplio y mezclamos en el mismo el zumo de un limón, un puñado de sal, la salsa de soja, el vino blanco y la mostaza. Mantén las proporciones aproximadas si haces más o menos cantidad. Mézclalo todo bien y mete las costillas con esta salsita y déjalas macerar.

    Coloca las costillas ya aliñadas sobre la bandeja del horno cuando el horno esté a la temperatura deseada. Las vamos a meter para hornearlas el tiempo necesario para que se duren bien por arriba, momento en el que les damos la vuelta, untamos un poco más de aliño y dejamos dorar también por esta otra cara. El tiempo variará en función de lo carnosas que sean las costillas, así que vigila no sea que se quemen.


    Cuando estén bien hechas por ambos lados, le damos un golpe de grill para que acaben de dorarse y crearles esa capa superior casi crujiente que tan rica queda. Y las servimos sin dejar que se enfríen. Si quieres puedes servirlas con algún tipo de guarnición de verduras o una ensalada. Esperamos que os resulte rica esta receta.