Costillas al Horno con Miel

  • Costillas al Horno
    Tradicional

  • Costillas al Horno
    con Patatas

  • Costillas al Horno
    con Salsa

  • Costillas al Horno
    con Cerveza

  • Costillas al Horno
    con Pimientos


  • "Costillas al Horno con Miel"

    Receta de Costillas al Horno con Miel


    Ahora os traemos una receta bastante conocida en algunos lugares, con la que preparar unas ricas costillas al horno con miel. La combinación de sabores es realmente extraordinaria, si nunca las has probado, te animamos a hacerlas en casa.

    Ingredientes:

    - Costillas de cerdo, un kilo y medio
    - Miel, tres cucharadas grandes
    - Salsa barbacoa, una cucharada grande
    - Mostaza, una cucharada grande
    - Pimienta molida
    - Sal fina
    - Piña, opcional




    Preparación:

    Lo primero que haremos será lavar bien debajo del grifo las costillas, para lo que debemos tenerlas ya cortadas, así que si has comprado el costillar entero, tienes que cortarlas en tiras. Realmente este paso es opcional, pero merece pena hacerlo porque así las costillas van a coger mejor el sabor del aliño que prepararemos al estar cortadas en tiras.

    Con las costillas ya limpias, las dejamos secar y empezamos a preparar la mezcla con la que embadurnaremos los trozos de costillas. En un recipiente amplio vamos a mezclar la miel, la salsa barbacoa y la mostaza, en la proporción indicada en los ingredientes. Haz más o menos cantidad según las costillas que vayas a preparar. Mezcla bien los ingredientes hasta formar una mezcla homogénea.

    Con las cosillas ya secas, las vamos a salpimentar un poco, y luego las vamos a pasar por la salsa que hicimos antes, haciendo que queden bien impregnadas por todos lados. Las vamos colocando sobre la fuente apta para horno donde vayamos a hornearlas. Ponemos el horno a calentar a 190ºC si no lo hemos hecho antes.

    Cuando nuestro horno alcance la temperatura deseada, vamos a meter la bandeja con nuestras costillas. Dejamos hornear hasta que queden bien hechas por arriba, y entonces les damos la vuelta, añadimos un poco de aliño y dejamos el mismo tiempo para que se hagan bien por el otro lado. Podemos colocar en ese momento unas rodajas de piña fresca, que usaremos como guarnición de las costillas. Quedan muy ricas, pero es opcional, según tu gusto.


    Una vez las costillas estén bien doradas por las dos caras, vamos a servirlas en caliente, apartando en cada plato las costillas correspondientes con una guarnición de piña si la hemos usado. Y a disfrutar de esta rica receta.