Costillas al Horno con Cerveza

  • Costillas al Horno
    Tradicional

  • Costillas al Horno
    con Patatas

  • Costillas al Horno
    con Salsa

  • Costillas al Horno
    con Cerveza

  • Costillas al Horno
    con Pimientos


  • "Costillas al Horno con Cerveza"

    Receta de Costillas al Horno con Cerveza


    Te traemos en este caso una receta para hacer unas costillas al horno con cerveza, una receta que posiblemente no conozcas y seguro que te encanta probar. Es una forma diferente de preparar las costillas pero que resulta muy sabrosa.

    Ingredientes:

    - Un costillar de cerdo, un par de kilos
    - Perejil
    - Tomillo
    - Orégano
    - Ajos, 4 o 5
    - Cerveza, medio litro
    - Aceite de oliva virgen
    - Sal
    - Pimienta




    Preparación:

    Primero vamos a preparar el aliño con el que vamos a macerar nuestras costillas. Para ello vamos a mezclar la cerveza, con un chorrito de aceite de oliva virgen, un poco de sal y pimienta, perejil, tomillo y orégano al gusto, para darle un rico sabor a las costillas. Con este aliño preparado vamos a limpiar las costillas, a cortarlas en tiras y las metemos a macerar al menos un par de horas, para que cojan bien el sabor.

    Pasado ese tiempo vamos a encender el horno y lo ponemos a unos 200ºC, con el calor arriba y abajo. Mientras alcanza esa temperatura, vamos a ir colocando las costillas en la bandeja de horno que vayamos a emplear para hornearlas.

    Cuando el horno esté a 200ºC, metemos la bandeja con nuestras costillas, y las vamos a dejar horneando hasta que veamos que quedan bien doraditas, para lo que necesitaremos una media hora, aunque el tiempo dependerá al final del grosor de las costillas, y de lo doradas que las queramos dejar.

    Cuando estén casi listas por esa parte, les damos la vuelta y las horneamos el mismo tiempo por el otro lado, añadiendo por encima un poco del aliño anterior, para que así tome más sabor. Una vez por esta parte estén casi listas, vamos a poner el grill del horno y daremos un último golpe con el mismo, por las dos caras, para que nos queden bien doradas.


    Las servimos en caliente, antes que se enfríen, y podemos hacerlo acompañadas con alguna guarnición o ensalada que le venga bien, ya verás cómo tus comensales quedan sorprendidos con unas costillas al horno riquísimas.